COMO ELEGIR EL MEJOR PAPEL

          Elegir el papel

 Decidir si realmente necesitamos un material en formato impreso no es tan evidente hoy en día como lo fue en el pasado. En la actualidad, hay muchas otras formas de difundir la información y de llegar al grupo objetivo.

Sin embargo, la decisión de utilizar papel como soporte es a menudo una elección fácil, debido a muchas razones obvias. La elección real de un tipo de papel específico afectará al impacto del material impreso de muchas maneras, y por lo tanto se debe considerar cuidadosamente. Si se elige correctamente, el papel puede aumentar el impacto, pero la interpretación de diferentes parámetros técnicos del papel en el efecto en su propio material impreso requiere cierta reflexión y algunos conocimientos.

Si la elección del papel no es la correcta, todo el concepto se puede echar a perder. Por otro lado, la elección perfecta del papel puede reforzar el propósito de todo el contenido y la suma total que puede ser mayor que la suma de cada parte individual.

A la hora de elegir el papel para una producción gráfica, hay dos perspectivas principales a tener en cuenta: los criterios técnicos necesarios para garantizar la funcionalidad y, lo más subjetivo, cómo encaja el papel en la idea del producto final. Hay, por supuesto, otras perspectivas, como el precio y la disponibilidad, etc., pero el objetivo de esta guía consiste en centrarse en el papel en si mismo.

Ya hemos explicado anteriormente los parámetros técnicos del papel. En esta parte de la sesión, trataremos de vincularlos a una perspectiva más subjetiva en la elección del papel. Si nosotros, desde una perspectiva subjetiva, quisiéramos dividir la elección del papel, comenzaríamos por el aspecto visual de los tonos, la tactilidad del papel, cómo el papel puede reproducir las imágenes, la legibilidad del texto y, finalmente, la vida útil del papel. Cuando haya obtenido los conocimientos básicos sobre cómo se puede percibir el papel, su experiencia sobre cómo utilizar las características del papel irá aumentando sus conocimientos con los años. Así que no dude en intercambiar sus experiencias con otros.

La elección de la tonalidad

Para algunos tipos de papel, se han diseñado colores estándar, como por ejemplo, las calidades offset estándar o A4. Sin embargo, para algunas calidades, se ha desarrollado una tonalidad única que le hará destacar. Por lo tanto, la primera decisión es si se debe elegir una tonalidad única o no.

Los blancos y cremas son tonalidades muy habituales en el papel. Pero lo más habitual es que el papel sea de color blanco, que suele presentar diferentes niveles de un tono ligeramente azulado. El tono azul del papel blanco a menudo da una impresión un poco más fría que un papel de color crema, con un tono amarrillento más cálido. El papel blanco permite un mayor contraste en las imágenes. Un papel de color crema se considera más cómodo para leer, y por eso la mayoría de las novelas están impresas en esa tonalidad.

La tonalidad del papel que nosotros percibimos es en realidad un reflejo de de la luz ambiente en el papel. Esto significa que las condiciones de iluminación van a afectar notablemente a la tonalidad que percibimos. Por lo tanto, siempre es una buena idea tener en cuenta dónde se utilizará el papel impreso y poner a prueba el papel en diferentes condiciones de iluminación, por ejemplo, la luz del día, un tubo fluorescente y una bombilla. Notará una gran diferencia al cambiar la luz. Tenga en cuenta que las mediciones de la tonalidad, tales como el brillo ISO, y blancura CIE, no cubren todos los aspectos de color de un papel y , por lo tanto, la comparación visual entre el papel debe reforzar su decisión final.

Opacidad en el material impreso

Otro de los efectos visuales obvios cuando algo esta impreso en papel es la opacidad. Recordemos que en una pantalla de ordenador, no hay ninguna perturbación por la parte posterior, sin embargo en el papel, el texto y las imágenes en un lado de la hoja pueden trasparentar, creando efectos no deseados en el otro lado. Por lo tanto, es importante elegir un papel con un nivel de opacidad lo suficientemente alto como para satisfacer sus necesidades.

El nivel de opacidad se ve influido por el gramaje – cuanto mayor sea el gramaje, mayor será la opacidad -. Por lo tanto, a veces es necesario que haya un compromiso entre el gramaje y la opacidad que usted elija. Sin embargo, la opacidad del papel es solo una parte de la opacidad visual en el material impreso. La densidad de la tinta en las imágenes y el modo en que se estructura el diseño son igualmente importantes en la denominada opacidad de impresión final. Se recomienda tener en cuenta el diseño y los tipos de imagen, y si estos se trasparentarán, y seleccionar el nivel de gramaje y la opacidad en base a estos datos.

El tacto del papel

Uno de los aspectos más importantes y comentados del papel es la sensación física. El tacto del papel puede, por supuesto, significar cosas diferentes para diferentes personas. Sin embargo, en términos sencillos, es la sensación que transmite el papel cuando alguien lo toca o lo sostiene en la mano. Puede ser cálido o frío, suave o rugoso al tacto, blando o rígido, grueso o delgado.

Lo primero que notará al tocar un papel es si es cálido o frío. Esta es una reacción física inconsciente a cómo las diferentes superficies del papel alejan el calor de nuestros dedos y aunque resulta obvio, no siempre se tiene en cuenta. El papel no estucado es un material de fibra de madera y, por lo tanto, se percibe como más cálido. El papel estucado, en cambio, tiene una superficie de minerales y se percibe como más frío.

Un tacto natural, agradable, resistente o abrasivo son palabras que usamos para describir la sensación del papel. Sin embargo, es la rugosidad lo que solemos tratar de plasmar en palabras. Una superficie lisa se considera a menudo que tiene un toque más exclusivo, mientras que una superficie más rugosa tiene un tacto más natural. La rugosidad de la superficie afecta también, en cierta medida, a las imágenes impresas y será ligeramente más difícil conseguir un buen resultado en un papel muy rugoso. Sin embargo, una superficie rugosa a menudo dota a la imagen un carácter muy especial.

La estabilidad, la rigidez y el espesor percibido dependerán, todos ellos, del espesor real del papel. Papeles que contienen los mismos gramajes se pueden producir en diferentes espesores, es lo que conocemos como niveles de volumen. Un papel más voluminoso tiene un espesor mayor, de un gramaje determinado, y parecerá más estable y resistente que un papel con un volumen bajo. El espesor de un papel también le dará una impresión diferente de la percepción de solidez del material impreso. Si el espesor es demasiado bajo, la sensación será de un papel flexible y de calidad inferior. Si es demasiado alto, puede tener un tacto desagradable y puede hacer que no sea cómodo abrir un libro o un folleto con esas páginas.

Lo más habitual es que el formato del material impreso, en términos de altura y anchura, esté bien definido. Sin embargo, el espesor también afecta en gran medida a nuestra impresión inicial. Un folleto grueso y pesado y otro fino y ligero comunicarán cosas diferentes. No debería ser demasiado difícil lograr la mejor impresión posible mediante la elección del gramaje, el espesor y el volumen adecuados.

Imágenes en tipos diferentes de papel

Entonces, ¿cómo quedarán las imágenes impresas en los distintos tipos de papel? Es una buena pregunta que uno debe hacerse al iniciar el proceso. Y obtendrá las mejores respuestas observando buenas referencias impresas para esa calidad en particular. Se debe confirmar que se logra la más alta calidad en la reprografía e impresión, de lo contrario podría tener una impresión equivocada de las opciones que dispone. Cuando uno esta buscando el tacto deseado, es importante saber como los tipos de papel afectarán a las imágenes impresas. Por ejemplo, los papeles estucados y no estucados mostrarán los colores de muy distinta forma. Hablaremos de ello en más detalle más adelante en esta guía.

Otro factor que afecta a las imágenes es la tonalidad del papel. El color básico del papel le dará una cierta tonalidad a la imagen. Por ejemplo, un papel con una tonalidad amarilla dará una sensación un poco más cálida, y un tono de azul una ligeramente más fría. Del mismo modo, el azul aumentará la sensación de blanco y con frecuencia ofrecerá un mayor contraste.

Texto en papel

Ya hemos mencionado que el papel color crema se considera que es más fácil de leer. Varios estudios han demostrado que esto es cierto, y el texto en negro con un buen contraste sobre un papel crema permite mantener los niveles de concentración por un periodo más largo de tiempo, resultando más descansado para los ojos. Las reflexiones especulares del papel resultan sumamente molestas al leer el texto. El papel estucado tiene un cierto nivel de brillo, que se encuentra en las especificaciones técnicas. Este valor da información sobre el reflejo real en un ángulo específico – cuanto mayor sea el valor, mayor es la reflexión. El papel no estucado tiende a no reflejar directamente debido a que la luz se dispersa mucho. La ausencia de reflexiones mejora la legibilidad en mayor medida. En la mayoría del material impreso, hay una combinación de texto e imágenes. Por lo tanto, debe considerar si la importancia del texto es mayor que el de las imágenes, y si lo es, entonces la legibilidad será un parámetro fundamental.

Vida útil

 ¿Es la vida útil de un papel un parámetro subjetivo? Diríamos que sí, porque un papel no solo se romperá o “morirá” de viejo después de transcurrido cierto tiempo. Sin embargo, todos los papeles envejecerán con el paso del tiempo, y esto se hará evidente a partir de dos aspectos principales: el amarilleamiento y la disminución de la resistencia. El efecto de esto será que en algún momento, usted pensará que el material impreso ya no es tan fresco como le gustaría. En la planificación de una producción, normalmente debe considerar el tiempo que desea que el papel se mantenga fresco. Por ejemplo, la publicidad que se envía por correo solo necesita unos pocos días, mientras que un folleto puede necesitar uno o dos años. Mientras que un libro de texto, un libro de cocina o una novela debe poder transmitirse a las generaciones futuras.

El amarilleamiento es un aspecto que, por lo general, debe tenerse en cuenta al seleccionar un papel pasta mecánica. Sin embargo, todo el papel cambia de color, en cierta medida. Por ejemplo, el OBA en papel blanco se desvanecerá un poco, e incluso el papel de pasta química se volverá ligeramente más amarillo con el tiempo. Tenga en cuenta que mientras el efecto en el papel pasta mecánica puede comenzar a los pocos días, dependiendo de las condiciones de iluminación a que está expuesto, cuando se trata de papel de pasta química estamos hablando de décadas o incluso cientos de años.

En cuanto a la resistencia del papel, hay dos cuestiones a tener en cuenta: la encuadernación y cómo el papel puede soportar la manipulación a la que se supone que será sometido. En el proceso de encuadernación, la resistencia del papel es fundamental, ya que en realidad es lo que mantiene todo junto.

Se pueden aplicar algunas reglas básicas: el papel de pasta química es más resistente que uno que sea pasta mecánica, los gramajes más altos son más fuertes que los gramajes más bajos y papel no estucado será más fuerte que uno estucado con el mismo gramaje. Hay, sin embargo, un aspecto adicional en cuanto a la resistencia: cómo cambia el papel cuando se expone a la humedad. El papel se mantendrá resistente en condiciones de humedad producidas por distintos estucados y tratamientos de las superficie. Por lo tanto, es importante considerar si el papel estará expuesto a la humedad de alguna manera.

Por último, puede ser interesante reflexionar sobre la vida útil de la información a la hora de elegir un papel de larga duración. Usted probablemente ya no utilizará el contenido de un disquete grabado hace 15 años, pero sí que puede leer un libro publicado en esas fechas. ¿Cree que será capaz de leer la información que almacena digitalmente en la actualidad dentro de 30-50 años? Tal vez, pero hoy en día no hay medios digitales que nos garanticen que vayan a durar tanto. Al elegir el papel adecuado, sin embargo, puede garantizar que su información se conservara durante varios cientos de años.

El entorno y el reciclado

Cuidar el medio ambiente se ha convertido en una actitud natural en nuestra vida cotidiana. Un número creciente de informes sobre el calentamiento global, las montañas de residuos y las aguas contaminadas nos han hecho cada vez mas conscientes del medio ambiente. Nos enfrentamos a diario con decisiones ambientales de todo tipo, y como productor de material impreso, la elección del papel es una de ellas.

Esencialmente, el papel es un producto con muchas ventajas medioambientales y el hecho de utilizar papel como soporte es, en la mayoría de los casos, la opción más obvia y más ecológica. El papel es un material renovable, reciclable y biodegradable.

Lo que hace el papel tan singular desde una perspectiva ambiental es que se produce a partir de fibras de celulosa. La fibra de celulosa utilizada en el papel tiene un ciclo de vida en equilibrio con la naturaleza y es un material sorprendente por muchas razones. En primer lugar, químicamente consta de carbono, que los árboles, a medida que crecen, toman de la atmósfera en forma de dióxido de de carbono. A cambio del dióxido de carbono, los árboles devuelven oxígeno, que es esencial para la vida en la tierra. El hecho de que los árboles absorban dióxido de carbono convierte a la fibra de celulosa en materia prima neutra en carbono y esta es una de las razones principales por las que la huella de carbono del material impreso de papel es tan baja.

Otra ventaja de la fibra de celulosa utilizada en el papel es que se puede reciclar y reutilizar muchas veces. Casi el 100% del papel actual puede reciclarse y, para reducir al mínimo el impacto de la industria papelera sobre el entorno, es esencial que las fibras se reciclen todo lo posible.

En el proceso de fabricación del papel, los desechos producidos por problemas de calidad o procedentes del guillotinado se pueden tratar de un modo eficaz reciclándolos directamente para que puedan volver a formar parte del proceso. Esto es posible porque este papel esta “limpio” -es decir, que no tiene tinta de impresión en él- se muele, se añade a la pasta de pulpa y se utiliza de nuevo. Este tipo de papel sobrante reutilizado se llama “recorte” y garantiza que todo se explota al máximo en el proceso.

Pero tal vez el mayor beneficio en términos de reducción de impacto ambiental es la recogida y reciclaje de todo tipo de material impreso y papel de embalaje en nuestra comunidad. El papel que se ha impreso o se ha utilizado de alguna otra forma parecida siempre contiene impurezas que no pueden tratarse en una papelera normal. En este caso debe enviarse a una papelera de reciclaje especial que cuente con los sistemas de limpieza necesarios. El papel pasa por varias etapas de limpieza antes de usarse para fabricar papel nuevo.

El papel reciclado se utiliza principalmente para periódicos o cartones, pero también se encuentra en algunas calidades de papel fino.

Como las fibras de celulosa se procesan y distribuyen varias veces, con el tiempo terminan por desgastarse. Por eso siempre serán necesarias las fibras nuevas o “vírgenes” en la industria papelera. Desde una perspectiva ambiental, tiene más sentido utilizar las fibras vírgenes en los grados de papel de más alta calidad y la fibra reciclada en los grados de papel con requisitos de calidad inferiores. De este modo, se saca el máximo partido de la fibra con una mínima aportación de productos químicos y de energía para el proceso de reciclaje. Así, para el material impreso de alta calidad es una buena elección medioambiental utilizar papel de fibras vírgenes; cuando se use y se recicle, será necesario introducir fibra nueva en el sistema de reciclado de papel y se podrá volver a utilizar para producir papel nuevo.

Incluso esta guía, generada a partir de fibras vírgenes y recortes, está siguiendo su camino dentro de un ciclo ecológico. Puede que se recicle y convierta en papel de periódico en unos años, cuando usted ya lo sepa todo sobre el papel y la impresión. Pero lo que realmente queremos es que usted la conserve durante muchos años, que es por lo que la hemos fabricado a partir de pasta química. Si se decide conservarla, puede durar varios cientos de años.

Todo tiene un final y también el ciclo de vida de la fibra celulosa. A pesar de que puede reciclarse muchas veces, con el tiempo su vida útil llega a su fin. Pero aquí las ventajas de ser un material natural también son evidentes. el papel se puede incinerar para generar electricidad o calefacción central para los hogares. El carbono de la fibra de celulosa se libera y vuelve a ser dióxido de carbono que en su día fue absorbido por los árboles que crecen. Si el papel por accidente termina en la naturaleza, sucederá lo mismo, ya que la fibra de celulosa se degrada de forma natural – que es la ventaja de un material biodegradable -.

De hecho, el papel es básicamente un material ecológico, pero para hacer la mejor elección de papel desde un punto de vista medioambiental, hay una serie de aspectos a considerar. ¿Cuáles son los impactos sobre el agua de la producción de papel? ¿Cuál es la huella de carbono del papel? ¿La materia prima de madera proviene de la silvicultura sostenible? ¿Qué certificaciones ambientales tiene el papel? Son preguntas relevantes que uno debe hacerse.

Analizar y comparar en detalle todos los parámetros ambientales diferentes es, no obstante, una tarea compleja y no siempre se obtiene una respuesta fácil. Un tipo de papel puede ser mejor desde una perspectiva y otro papel desde otra perspectiva. Por lo tanto, lo ideal sería concentrarse en un número limitado de aspectos ambientales o certificaciones, aquellos que le sean lo más importantes y relevantes y hacer las comparaciones y las decisiones basándose en esos aspectos.

De modo que, ¿cuáles son los aspectos ambientales más comunes y las certificaciones de papel? Podemos recomendar buscar los siguientes:

   – Certificación FSC o PEFC – certificaciones que garantizan que los bosques se han gestionado de manera responsable.

   – Nordic Ecolabel (Svanen) o etiqueta ecológica de la UE – el papel que está certificado o aprobado de acuerdo con estas etiquetas ambientales cumple con los estrictos criterios medioambientales desde una perspectiva del ciclo de la vida y teniendo en cuenta una amplia gama de aspectos ambientales.

   – TLC y LCE – significa que el papel no se ha blanqueado con gas de cloro. El blanqueo de hecho tiene lugar durante la producción de pasta y la mayoría de las fabricas de pasta en la actualidad han dejado de utilizar el gas de cloro para el blanqueo. En cambio los óxidos de oxígeno, ozono, peróxido de hidrógeno o cloro son métodos comunes. TLC significa totalmente libre de cloro y quiere decir que la pasta se ha blanqueado sin ningún tipo de compuesto de cloro. LCE significa libre de cloro elemental y quiere decir que la pasta se blanquea sin gas de cloro pero que el óxido de cloro se utiliza en combinación con, por ejemplo, peróxido, oxígeno e hidrógeno.

   – ISO 14001 y EMAS – estos son los sistemas de gestión ambiental (SGA) de que disponen muchas fábricas con el fin de gestionar las cuestiones ambientales de manera estructurada. Un principio importante en esta tarea es establecer y realizar un seguimiento de los objetivos ambientales con el fin de mejorar continuamente el rendimiento ambiental.

   – Paper Profile – Declaración Ambiental de Producto (DAP) del papel donde se definen los parámetro ambientales más importantes, tales como las emisiones de aire y agua, los residuos llevados a vertederos y la electricidad empleada. Las declaraciones que cumplen con el Paper Profile siguen un método bien definido con el fin de poder comparar los datos.

 Hay muchas certificaciones y herramientas que le ayudarán a encontrar el papel más ecológico. Para nosotros, como productores de papel, lo más importante es, probablemente, mantener un enfoque abierto en el contacto con nuestros clientes; gracias al diálogo continuo y abierto entorno a temas ambientales, usted puede estar seguro de que ha elegido el papel adecuado desde un punto de vista medioambiental.